меню меню
fb tw inst yt vk telegram

¡Amados en el Señor, padres, hermanos y hermanas!


“Cristo el Salvador está naciendo ahora en Belén para resucitar la imagen anteriormente caída…”, - así nos dice uno de los himnos de la festividad. Nace para devolvernos la imagen de Dios perdida, el paraíso perdido, el derecho perdido de llamar a Dios como nuestro Padre.
Cristo nace y resucita en cada uno de nosotros, esta imagen se sale de la oscuridad de nuestras limitaciones.
La imagen de los hijos de Dios, tan diferentes, descarriados, desobedientes, pero amados, queridos, verdaderamente hermanos y hermanas.
Y no importa que hay noche, pobreza y frío a nuestro alrededor, que no tenemos nada que regalarle, que no tenemos conocimientos, que nuestra fe es débil, que nos cuesta tanto soportar las pruebas más sencillas.
Hoy, en la noche de Navidad, eso no importa.
Solo importa nuestra capacidad para escuchar a los ángeles cantar en el cielo y regocijarnos con gran gozo de que el Salvador, el Intercesor, el Gobernante del mundo, Cristo, nació en esta tierra.
Hemos vivido un año muy difícil, queridos míos, pero creo que no hemos perdido esta capacidad de regocijarnos en Dios, de darle gracias por todo.
Felices fiestas a todos.


¡Feliz Navidad!


Néstor, arzobispo de Madrid y Lisboa
Madrid,
celebración de la Natividad de Cristo, año 2021

смотрите_еще_новости
закрыть